Este post de hace aproximadamente un año, relato el cómo me inicie (debut y despedida) en el mundo del motociclismo de Enduro, hace poco tuve otra rodada del mismo tipo, pero muy diferente, así que rememorando un poco, esto es lo que pasaba en Septiembre del 2014.

Pues que les cuento, después de unos días de lluvia en el D.F. que bueno, fueron como 2 semanas sin ver el sol jajaja los cielos se despejaron, el viento soplo, el sol salió a relucir y el cielo azul se dejo ver por fin, entonces me dije a mi mismo, mi mismo, si no sales a rodar ahorita el pinshi clima no te va a dejar salir de nuevo por un buen rato.
Primeramente me fui a rodar ya saben, para desentumirse a los alrededores del D.F. Nuevamente tome, la muy socorrida por mi, carretera a Oaxtepec, con la novedad de que esta vez lo hice ya bastante tardeson para andar juera diría mi madre.

Los volcanes en un atardecer en la carretera

Los volcanes en un atardecer en la carretera

Paré un momento en el mirador a tratar de entrar en calor porque hacia bastante frío al no conseguirlo totalmente, proseguí, poco después, justo antes de entrar a Milpa Alta me dio la noche y el paisaje era muy bonito con todas las luces de la ciudad iluminando a lo lejos, me detuve a tomar fotos en el pueblo de Santa Ana, pero la cámara del cel no es muy poderosa que digamos, así que esta es la mejor toma:

Zona sur/Oriente del D.F. desde Milpa Alta

Zona sur/Oriente del D.F. desde Milpa Alta

Aun así Rodar de noche siempre es una sensación diferente, sobre todo si no es ciudad, y como sabrán, si uno quiere salir a rodar en bajo cilindraje, casi invariablemente lo va a hacer de noche por una u otra razón.

Por otra parte después de ese bonito día que se despejo y me dejo salir a rodar, al día siguiente amaneció incluso aún más despejado y con sol a todo lo que daba, al mirar a la ventana me dije, “este día está muy hermoso para quedarme adentro”. Y así es como comenzó este bonito día lleno de emociones. Fuera del atavió del día a día, ustedes saben que el rodar se hace vicio, si, puedes calmarlo saliendo a dar la vuelta a la esquina (jaja), a tu chamba, o a algún lugar, pero se siente la necesidad, o mejor dicho, yo siento la necesidad de salir más lejos, de retarme, de llegar a donde no he llegado, es una buena práctica, pero en este caso, esa práctica o ese sentir le toco al motociclismo.

Desde hace tiempo, conozco un cierto caminillo que lleva hacia uno de los puntos más altos de todo el valle de México, el Volcán Cuautzin, limítrofe y divisose al D.F. de Morelos, en un corredor biológico protegido que nos ofrece impresionantes vistas, el volcán Cuautzin, que es la montañota que nos domina aquí en el sur de la ciudad, es la mayor fuente de agua de la ciudad ya que aquí es donde se capta un 75% del agua de lluvia que cae, es la tercera cumbre más alta del D.F. después del pico del águila del Ajusco y el Volcán Tláloc que esta mas tirado hacia Puebla.

Y desde hace tiempo se me había ocurrido si podría subirlo en moto, así que sin más, me puse mi equipo, casco, rodilleras, chamarra, guantes y salí de mi casa con el destino en mi mente, el día estaba muy bueno, pocas nubes, sol a todo, y un aire inquietante, así que me fui por el Bosque de Nativitas (en Xochimilco), tome la desviación hacia los pueblos en madre selva, y comencé el ascenso, todo iba perfecto hasta que llegue un pueblo abajo de Santa Cecilia, donde estaban pavimentando en ambos sentidos y todo estaba cerrado, una lástima ya que estaba muy cerca de mi destino inicial, lo pensé un momento, no podía quedarme parado ahí, así que decidí bajarme, y tomar una vez más la carretera a Oaxtepec y meterme a San Pedro Atocpan de ahí tome la carretera que me llevo a San Bartolo (que por cierto tiene un tramo de subida/bajada que está muy divertido para curvear y con buenas vistas de los Volcanes) donde pude notar una nube enorme, era como una tira, la única en el horizonte, cubría desde atrás del volcán de la mujer dormida (supongo Puebla) hasta la zona donde estaba yo actualmente, bastante curioso porque solo era una tira de nube, y a esa altura podía ver la sombra proyectada sobre los pueblos abajo, espectacular vista, sin embargo como ya llevaba un poco de prisa por el relajo anterior, no tome fotos.

Pase rápidamente San Bartolo y la carretera me saco a la famosilla “Y” justo donde comenzaba el repavimentado, continué mi camino hasta San Salvador, subiendo tome el camino que ya me sé de memoria, subes toda la calle aledaña a la iglesia, llegas al panteón y continuas por un estrecho camino pavimentando en precarias condiciones, aquí es donde dejas de ver gente y la cosa se pone divertida. Les voy a ser sinceros, no es camino fácil, la carretera está muy inclinada (de verdad muy inclinada) y si no sabes bien como frenar y acelerar correctamente, te vas a ir para atrás o te vas a voltear, pero como mencione antes, yo ya lo he recorrido varias veces entonces ya lo conozco, eso me ayudo de gran manera a sortearla sin mayor problema, la carretera sigue estando pavimentada hasta este punto, pero está en mal estado, tiene hoyos y por partes y la maleza se está comiendo las orillas, pasando las subidas iniciales se torna ligeramente más plana, en este punto comencé a sentir un poco de ansiedad, provocada por… si, por miedo, la sensación de estar solo en una carretera como esa es algo que no podría describir, sin embargo yo sabía que más adelante había un puesto de guardabosques, así que continué, pensando si me detendría en ese punto o que es lo que haría.

D.F. en las Alturas

D.F. en las Alturas

Llegando al punto de los guardabosques, se acaba el asfalto, y comienza la terracería, disminuí mi paso y salude a los guardabosques que estaban sentados plácidamente en unas sillas, un señor de avanzada edad y un joven menor que yo (o por lo menos eso aparentaba) me devolvieron el saludo. Yo continué sin detenerme, pero si aminore bastante el paso, el camino aparte de ser de terracería tiene una gran cantidad de piedra suelta, piedras que con las lluvias seguro se multiplicaron, además siendo de subida, seguro el agua formo arroyos llevando piedras desgajadas, así que con la adrenalina tomando el control de mi cuerpo me fui recorriendo el sendero sinuoso de rocas. Tenía miedo de caer con la moto, pero me concentre y seguía avanzando, si, hubo momentos en los que las llantas resbalaban (claro son para asfalto, las llantas de enduro son muy diferentes) y la dirección del manillar cambiaba bruscamente por una piedra que saltaba, mi avance fue lento pero constante, llegado a cierto punto me volvió a entrar el miedo, nuevamente el saberme solo en la montaña me taladraba la mente, como si me predispusiera a que un espanto me saliera de frente, la mente primitiva estaba alerta pero la corteza frontal pensante me decía, “sabes que no existe nada sobre natural, (y si salen es de noche jajaja) y los animales de esta zona son indefensos, además de pequeños, sigue adelante a tu objetivo”.

Buena Advertencia

Buena Advertencia

Tierra y mas Tierra con piedras

Tierra y mas Tierra con piedras

El terreno variaba, la subida era insufrible, ahora que recapitulo, realmente no sé cómo lo logre siendo novato en esos caminos, el terreno en ciertas partes estaba o me parecía intransitable para 2 ruedas, incluso con 4 hubiera sido difícil, sin embargo lo hice, y llegue a un punto donde la subida se hace más tranquila, ahí la moto empezó a “toser” un poco, no respondía correctamente, no aceleraba bien, tardaba en reaccionar, esto me asusto, lo que pensé de inmediato fue: “no puede ser! ¿Si me quedo aquí y no arranca la moto que voy a hacer?!! No puedo bajarla apagada, me voy a dar en toda mi m***e!” me tome unos momentos en reflexionar que le podría estar pasando, la moto había tenido tan buen desempeño en absolutamente todo el tiempo que la he tenido… de pronto, di con la razón, Estoy a más de 3300 metros! probablemente 3500 metros, el oxígeno aquí no le alcanza para hacer una buena combustión, no hay suficiente oxígeno en la atmósfera, la moto esta igual que yo, agitada y cansada por la altura. Así que le abrí un poco más el ahogador para que tuviera una combustión más adecuada, ese fue el remedio, ya no se volvió a quejar.

Continúe mi camino, ahora ya más tranquilo porque había pasado la parte ruda, el camino ya se había vuelto plano, señal de que efectivamente ya había llegado a la cima, mi idea era llegar a un punto que me agrada mucho, tomar unas fotos, descansar un poco y regresar. Hasta que por fin lo aviste, y llegue rodando con paciencia a él. Aquí están algunas de las fotos de ese punto:

Yamaha FZ16 en el campo

Yamaha FZ16 en el campo

Yamaha FZ16 y uno de los cerros llamados la comalera

Yamaha FZ16 y uno de los cerros llamados la comalera

Yamaha FZ16 en los Limites del D.F.

Yamaha FZ16 en los Limites del D.F.

Aquí ensuciandonos un poco

Aquí ensuciandonos un poco

En la Malesa ronroneando

En la Malesa ronroneando

De Fondo el Ajusco

De Fondo el Ajusco

Llegado a este punto, pensé en llegar al Tulmiac, que se encuentra un par de kilómetros adelante, donde hay un ojo de agua, un manantial de donde viene el agua para varios pueblos abajo, ahí hay un bebedero y una casa de guardabosque cerrada, pero sinceramente entre el cansancio el hambre y el hecho de ya estar pensando en cómo iba a enfrentar la bajada y ya conocer el lugar no me dieron muchas ganas de continuar, di media vuelta, pedí que todo saliera bien, e inicie la marcha, sabía que los descensos son más peligrosos que los ascensos, así que doble la concentración.

Vaaaamonos!

Vaaaamonos!

Al inicio todo iba muy bien, parecía que podía lograrlo sin mayor problema, hasta que en una bajada continua con piedra suelta, el peso de la moto hace que varias piedras se muevan y la llanta delantera se me va de lado, eso inclino la moto, yo con un solo pie en el suelo sostenía el peso total de la moto para que no cayera, y como pude, no deje caer la moto y la logre levantar sin que tocara el suelo, desde una inclinación de yo sospecho unos 30° caída, esto me agito y me espanto un poco, casi caigo y mi temor también era que cayera la moto y resbalara por la pendiente, así que calmado volví a retomar el camino. Avance otro tramo sin problema, y estaba por enfrentarme a la última parte la pendiente más inclinada y claro, llena de piedra suelta, pasando esa sección sigue la bajada un par de kilómetros para llegar a la caseta de los guardabosques y el precioso asfalto.

Siempre hay tiempo para Selfies

Siempre hay tiempo para Selfies

Con Cuidado e.e

Con Cuidado e.e

Me arme de valor y continúe bajando, pero el destino nuevamente pensó diferente, justo cuando creí que podía lograrlo sin caer, pum! una piedra de nuevo, la llanta delantera se me va, freno, bloqueo la llanta, se resbala por aproximadamente 50 cm el peso de la moto se va del lado izquierdo, trato de sostenerla como lo hice antes, pero esta vez el peso y la pendiente me ganan, a unos grados del suelo, me gana complemente y se me cae de las manos, dándose un golpe seco contra las rocas del suelo rompiendo el espejo retrovisor, el golpe que se escuchó me hizo pensar en que todo el lado izquierdo quedaría muy mal, me había raspado la pierna, los brazos me dolían, y la adrenalina del susto de que me estaba yendo con la moto al suelo en pendiente me tenían tembloroso. Ahora, haciendo recuento, mi error fue no frenar con la llanta trasera porque mi pie estaba ocupado tratando de estabilizar la moto, así que solo frene con la llanta delantera, ese fue mi gran error, es una lección bien aprendida, ya que cuando continué me di cuenta de eso y el frenar con la llanta trasera evito muchos más resbalones en las piedras… continuo: la moto caída en el suelo, yo me hice a un lado del camino, tratando de calmarme, pensé que si se había dañado no arrancaría, ¿qué hacer?, bueno lo primero es levantar la moto, gracias a un vídeo que vi no hace mucho, supe como levantar la moto yo solo, casi sin esfuerzo, gracias vídeo, me resultaste muy útil. El susodicho vídeo es este:

 

Una vez de pie, le di marcha para arrancarla y no lo hizo, en ese momento me imagino mi cara de espanto (jaja) pero seguí intentando con el ahogador, hasta que oí el rugir del escape y el motor encendió, supongo que la gasolina llego de nuevo a donde debía, me puse a revisar rápidamente la moto, sin fugas de líquidos, las llantas estaban bien, no se habían pinchando, el manillar no se dobló, la dirección estaba bien, la cadena en su lugar, no se había raspado!! Increíblemente no había sufrido ni una raspadura, (¿calidad Yamaha?, Seguro) los puños estaban sucios, solo el espejo roto, pero nada más, incluso la caja trasera estaba intacta, me sorprendió bastante, así que procedí a calmarme yo, y continuar el camino. El resto del camino fue más de lo mismo, evitando piedras, tratando de ir por el mejor camino, hasta que por fin divise, la caseta de los guardabosques y el inicio del asfalto.

El espejo después del resbalón con las piedras

El espejo después del resbalón con las piedras

Bendita visión, al llegar ahí, me detuve y puse la moto en el caballete central, y empecé a revisar más a profundidad la moto, y comencé a platicar con los guardabosques lo que había pasado, y una frase del hombre de más edad me hizo reír y sin embargo estoy completamente de acuerdo, cuando les explique la caída y como me pare, el comento que hizo fue: “bueno joven, algo tiene que pasar en la vida no? ¿sino que chiste?” y yo no puedo estar más de acuerdo, sin embargo fue cómico el momento, después de charlar unos 10-15 minutos con los guardabosques me despedí de ellos y continué, ellos me desearon un bonito viaje y un buen destino (con esas palabras exactas, lo cual me pareció bastante amable de su parte). El bajar me pareció una delicia, el camino que en primera instancia me había parecido malo, ahora era la gloria.

D.F. Desde las Alturas... de nuevo

D.F. Desde las Alturas… de nuevo

No que no?

No que no?

El camino de regreso ocurrió sin contratiempos, baje los pueblos y llegue a tierra plana en Xochimilco, listo, ya estaba a salvo de todo, llegando a casa me zampe un caldo de pollo que me supo delicioso (y eso que a mí no me gustan los caldos), pero bueno la aventurilla me había dado bastante hambre, y al llegar a mi cuarto a descansar, me quede pensando en todo, el miedo, la sensación, los olores del bosque, el susto de la caída, todo lo que había pasado, y concluí que, si, efectivamente, “algo tiene que pasar en la vida”, así es más interesante, sin embargo creo que el enduro no es lo mío jajaja y pasara algún tiempo para que vuelva a lanzarme a escalar una montaña en moto, no lo descarto, pero seguro no será pronto.

Y bueno, como comencé diciendo, esto ocurrió hace un año, y justo un año después fue que me aventure a entrarle al enduro y subir otro Volcán, pero ese sera otro Post :)

Si gustan ver la Ruta que seguí Aquí esta el Link.

Y Recuerden:

No coman Hongos Extraños

No coman Hongos Extraños

No coman Hongos Extraños… y Nos vemos en el camino.

  1. Alex Torres says:

    Obi, primero que nada, que gusto que estés bien, que puedo yo decir de caidad xD

    Se ve bastante interesante eso de subir montañas, yo vivo en las faldad del Tlaloc y desde cuando tengo la inquietud de ver que tan arriba se puede llegar en moto pero no me animo a hacerlo sólo ya qur ademas del miedito, que hacer en caso de caida o descompostura? Creo que esos caminos son mejores acompañado no crees?

    Saludos.

      Desvirtúale  

    • Almighty says:

      Por eso se llama “aventura”????????

        Desvirtúale  

    • Pues siendo sinceros, como comente en el post, si me dio miedo a media ruta jaja, inicialmente todo era un si!, si! vamos yeah!
      y realmente no considere que me pudiera pasar algo mas grave, digo la descompostura o algo nunca paso por mi cabeza, y pues claro, es producto de la novatez de este hombre que se lanzo así sin mas, solo por querer rodar un día y probar nuevos terrenos en moto.

      Actualmente tengo un poco mas consciente el echo de que puede ocurrir algo y procuro evitarlo o llevar las cosas que me saquen de un apuro. Sin embargo el riesgo siempre esta presente.

      De igual forma, no siempre podemos estar esperando salir con alguien, si, a veces es padre la ruta con compañeros, sobre todo si son de calidad y se llevan bien (como me pasa con los amigos de motoruta).

      Y pues que te digo, lánzate al Tláloc! las vistas de ese volcán están poca madre! que no te tiemblen jaja y ya tendrás nuevo material para relato ;) mi lema es: Sin miedo a la muerte!

        Desvirtúale  

  2. Alastor Oseguera says:

    Tengo la impresion de que ya lo habia leido

      Desvirtúale  

  3. Almighty says:

    “la necesidad de salir más lejos, de retarme, de llegar a donde no he llegado” has dado en el clavo y en cual para mí ha representado parte de mi filosofía a la hora de rodar en baja cilindrada.

    Vamos comentando nene que luego se nos junta la chamba y acabamos relatando un año después esto me recuerda que no tenían cara con la cual pedir relatos de Monterrey cuando tenías este relato pendiente, como sea ya está aquí y seguro el impulso de la Ténéré pudo influir a que se publicara, tal vez, no lo sé.

    Llego al punto de tu relato donde dices “no es camino fácil” ya me dieron ganas de ir y conocer dicho camino.

    … aunque también me quedo pensando en la definición de “camino fácil” …
    “no sé cómo lo logre siendo novato” bueno para eso hay varias explicaciones, una de ellas es que a la mejor no eran tan difícil el camino y bueno fue más una cuestión mental que una propia de las dificultades de un camino sumando sus características, ¿cómo le haces para valorar? Pues si tomamos en cuenta “que eres novato” entonces debemos de entender que es un camino para novatos y que alguien con moto DP no le debería de tornar difícil, se me hace bien curioso este camino y las apreciaciones que nos compartes “intransitable para 2 ruedas” en serio? Si con una moto entras casi a cualquier lugar, tienes que visitar el nevado de Toluca tiene otro nivel de terracería y seguro cuando regreses a estas veras que la percepción de las cosas cambia.

    Ese medio lo recuerdo, a mí también me paso con mi 124cc la primera vez que visite una montaña, piensas en lo peor, pero luego hice esa misma ruta acompañado de una RC150 y bueno ahí si preocúpate ni con cerillos quería prender.

    La foto de “Yamaha FZ16 en el campo” me recuerda al clásico wallpaper de Windows XP la miro y no dejo de pensar en que si quitas la moto, pum tienes un fondo de pantalla winxp

    Veo las fotos y no, no encuentro por donde, siento que te concentraste de más en las piedras sueltas, esto hizo que se nubla tu visión y no vieras el camino “limpio” por donde pasar a su vez ibas tan concentrado en evitar estas piedras que tu mirada se dirigió hacia ellas y pum a visitar las hormigas.

    Como bien sabrás amigo mío, yo no tengo muchas referencias en eso de rodar en la tierra, sin embargo me gusta hacerlo a pesar de lo que relatas a mí me agrada la idea de rodar por este tipo de caminos, no he tenido la oportunidad de hacerlo al nivel que yo quisiera, pero recuerdo cada visita a la tierra y te puedo decir que las primeras siempre serán difíciles, te sientes que vas rodando en miles de millones de canicas, no tienes la seguridad de que la moto frene y mucho menos se pare, soy un purista al pensar que cualquier moto entra a cualquier sitio, obvio con sus limitantes y diferentes formas y estilos de hacerlo, imagina entrando a ese camino que has rodado con una Shadow 750, o con una Gn125H o con una XR125L vas entrar pero de diferente forma pero entras tú lo pudiste hacer con una FZ16, ahora bien si quieres hacerlo de mejor forma, con un poco más de seguridad consigue una DP y prueba de nuevo si bien la moto no hace al piloto esta la complementa para hacer mejor la tarea de rodar.

    Mi buen Kenno ya por último solo me resta dar gracias por compartir tan excelso post, espero en lo corto hagamos esta ruta y veamos de que se trata, quien sabe en una de esas también reviento uno de mis espejos.

    Saludos a la distancia de 72km y nos vemos en el camino del verde hivis

      Desvirtúale  

    • Mi estimadísimo amigo Almighty
      La teneraria ( https://www.youtube.com/watch?v=NymI9Y2F_vM ) tuvo algo que ver en la publicación de este relato?, seguro, los nuevos brios infundidos al sitio, el echo de que esta mas activo, y otras razones mas me dieron pie a publicar este relato que ya tenia, pero que por X o Y no había lelgado al sitio, ahora esta aquí, y con suerte alguna persona lo leera y lo impulsara a rutear, eso seria una recompensa magnifica.

      Aunque si debo hacer un par de apuntes a los que ya me conocen como es tu caso, y no es por aclarar nada, simplemente si hacer la observación que son las palabras de un novato, si, yo de hace un año era mas novato de lo que soy ahora, tal vez y es muy probable seguiré siéndolo y me da gusto, porque todavía puedo maravillarme con tantas cosas, que sabiéndolo todo. En ese entonces el camino se me hizo muy difícil y complicado, si ahorita lo recorro seria mas fácil? no lo se, tal vez si, tal vez no. Lo que si puedo afirmar es que para mi hace un año fue todo un logro, mi primera vez que dejaba el asfalto para meterme a un mundo donde hay gente que es incluso especialista, el enduro, toda una experiencia, Por eso no quise hacerle grandes modificaciones a este relato, ya que creo le quitaría su esencia donde alguien lo relata con el miedo que sentía y que se maravilla haciendo algo que pensó que no iba a poder. Y s que a un año de distancia, parece que soy otra persona.

      Con una moto DP hubiera sido diferente y tal vez mas placentera la experiencia creo que puedo afirmar que definitivamente si.

      Ta vez lo que me comentas acerca de las piedras, puede ser probable, yo recuerdo haber tratado de haber seguido el camino mas limpio jaja Y lo de win xp jaja también lo pensé en su momento, lo cual me agrado bastante xD

      Ahora también creo que este relato trata un poco de lo que trata el sitio, hacer mas con menos, hacer las cosas con lo que tenemos disponible, lo que me comentas de que los caminos se hacen diferentes con diferentes motos por supuesto y totalmente de acuerdo, quien diría que una FZ totalmente citadina con llantas de ciudad 100% sube esta montaña. El asunto con la “tierra vs yo” jaja creo que voy poco a poco reconciliándolo, como comente, si uno quiere viajar a lugares no tan comerciales, vamos a tener que entrarle a la tierra, espero cada vez hacerlo mejor y de mejor forma.

      No quiero imaginarme esta ruta con la CBR D_D jajajaja la Fz es una moto muy noble, no sra la mas rápida del segmento, pero mira que es confiable…
      Relato patrocinado por:
      MotorutaYamahaMexico.com
      jajajaja
      Saludos mi buen amigo, y espero ganar un poco mas de experiencia y repetimos la ruta, en una de esas nos seguimos derecho y salimos al Tepozteco que ya no queda tan lejos de ahí.

        Desvirtúale  

  4. RomoNet says:

    Mr. Kennoby!

    Perdón pero ahora si aplica, buen relato y muy buenas fotos, principalmente con la que abres el relato y mi favorita es la de “En la Maleza ronroneando”, te quedaron de perlas…

    Respecto a la ruta, la verdad es que me perdí un poco y ya no supe por dónde andabas, ya sabes cómo jodo siempre con los mapas, pues te faltó el mapa Kenno, ahora si quiero ir, te tengo que preguntar y chaa.. que monserga jajaja…

    Ya no quise saber si la redacción es la misma que en el original, el cual ya había tenido el placer de leer recién salido del horno, obvio con tantos meses de distancia es como uno nuevo y cambia totalmente, súmale que ya tengo el gusto de conocerte en persona y haber recorrido kilómetros contigo y esa FZ.

    La primera vez que me enfrenté a esto de “la tierrita”, fue precisamente el Nevado de Toluca y fue interesante, si le sufres, pero también le disfrutas y creo que mucho más en esta ruta que elegiste, la verdad se ve muy buena y con las fotos demuestras que vale la pena las gotas gordas que puedas sudar por el nervio del camino, al final se recompensa con el paisaje y claro la satisfacción de haber llegado entero.

    ¿Te caíste?… ni hablar, al final supiste cual fue el error y eso es lo importante, hay cosas que se aprenden a la mala… y afortunadamente nada de cuidado.

    No creo que el Nevado encuentres “tierrita” de mayor o menor nivel, es tierra y es lo mismo, piedras más, piedras menos, grietas más, grietas menos, lo importante es que ya sabes de que va y vas mejor preparado, solo te recomiendo relajarte (ojo, no confundas con confiarte) un poco más, tenle confianza a tu máquina y también date la oportunidad de disfrutar el trayecto, a ver si cuando subas me puedo pegar, si no te deseo lo mejor y aquí andaré esperando las anécdotas vividas y las fotos.

    Gracias por el tip de los hongos jaja, un abrazo mi buen y nos vemos en el camino…

      Desvirtúale  

    • Almighty says:

      RomoNet:
      Mr. Kennoby!

      No creo que el Nevado encuentres “tierrita” de mayor o menor nivel, es tierra y es lo mismo, piedras más, piedras menos, grietas más, grietas menos”

      No es que existan niveles unos mas pros que otros (ya soné a Javi) pero si cambian las condiciones de camino y yo creo que en el nevado encontrara otras condiciones de tierra diferentes a las de este relato, incluso ya veremos como nos va en la siguiente montaña…

        Desvirtúale  

    • Mi estimado Romo, ya incluí el link para el mapa que tanto pides jajajaja, de echo es buen punto, se me paso incluirlo, todo ocurre acá en el sur de la ciudad :P pero ya esta.
      Me da gusto que un par de fotillos tomadas con prisa sean de tu agrado, a mi también personalmente la que mas me gusto la de Ronroneando en la maleza jaja.

      Y pues que te cuento, la redacción es muy similar, omite algunas cosas que sentí que sobraban y creo que le di un poco mas de coherencia xD a veces me hago bolas o quiero expresar algo y me hago bolas y le doy vueltas jajajaja pero nada de gravedad, espero que el releerlo te haya entretenido jaja

      Y veo tanto en tu comentario como en el de Almighty ese dejo que parece que le sufrí de mas, y tal vez es cierto, iba tan concentrado en lo que puede pasar que en lo que estaba pasando. Novatez? donde? jajajaja
      Algo que debo reconocerle al enduro son las magnificas vistas, por eso es que vale la pena

      Y de las caídas siempre aprendemos, de echo el saber que debo de frenar con la llanta trasera en tierra me ha ayudado muchas veces, siendo esta la única caída en tierra que he tenido, y como dices sin consecuencias graves, ese mismo día fui a comprar el espejo y como nueva jaja

      En el nevado quiero ver que nuevo reto me encontrare, seguro andaré sudando la gota fría jaja pero se que las vistas y la compañía valdra la pena… aunque avance a 10 km/h o_ó jajaja

      Saludos mi apreciado Romo

        Desvirtúale  

  5. Alastor Oseguera says:

    Nevado de toluca, tierroso y arenoso con madre

      Desvirtúale