Usted de vuelta a la derecha

Usted de vuelta a la derecha

El inicio de esta mitad de década ha dejado cosas muy buenas sin embargo también ha tenido sus aspectos negativos, cosas que son un mal necesario, son parte del show dirían otros, y si lo pensamos bien finalmente son cosas que escapan de nuestras capacidades y que bien o mal todos nos dirigimos al mismo sitio, no sabemos cuándo, no sabemos dónde, pero lo que si sabes y que es seguro es que a todos nos llegara la hora de partir, no importa si tuviste una buena vida, si rodaste miles de km, si tuviste familia, si decidiste que serias de esos que no seguirían a nadie ni a nada, realmente nada importa, todos en algún punto vamos a morir.

En esta ocasión quiero contarles de una pequeña ruta que hice a la que fuera casa de mis abuelos, en menos de 25 días ambos partieron, ya eran personas de más de 90 y 95 años, eran personas de campo, de ranchería, espero nuevamente me acompañen y al final también puedan ser parte de todo esto.

Tengo muchos recuerdos de este lugar, desde ir a pasar navidades hasta fines de semana cortos,  recuerdo que cuando llegábamos mi madre me decía “respira todo lo que puedas, llena tus pulmones hasta que no puedas más”

A la edad de 7 años recuerdo que el ir a casa de mis abuelos era hacer un viaje épico, salir de la casa, tomar carretera y después de un tiempo entrar a una terracería, donde el camino se hacía eterno, polvo, animales, uno que otra casita, personas a caballo, tiendas rurales, panteones, mas tierra, para ese entonces e todo parecía más lento.

También recuerdo el sabor de la comida, cocinas de humo alimentadas por “boñigas” y algo de leña, mi abuelo solía salir temprano a ordeñar a las vacas, en algunas ocasiones nos ofrecía la leche bronca, prácticamente recién ordeñada, incluso aun tibia, las tortillas eran hechas a mano el maíz se tomaba de lo que habían cosechado en el año, echaban mano de casi todo, los caldos de gallina así como un huevo estrellado jamás podía faltar, había pan de pulque con una pieza era suficiente para quedar satisfecho, prácticamente mis abuelos vivían de  lo que el campo les ofrecía incluso pienso que por eso vivieron tantos años.

Un inicio y un final

Un inicio y un final

Los caminos que voy pasando definitivamente me remontan a mi niñez, mis padres solían venir casi cada ocho días, veníamos en un “vocho” o en una ford fairmont guayín esta última era mi preferida pues iba a mis anchas.

Viejos caminos

Viejos caminos

Hace tanto tiempo que no pasaba por estos caminos parece que por estos lados alguien ha encontrado la fórmula exacta para robarle tiempo al tiempo, incluso hasta las piedras del camino se me hacen conocidas, como si siempre hubieran estado en ese mismo lugar.

No cambia nada

No cambia nada

También recuerdo mucho las noches por estos lados, noches realmente negras donde no hay contaminación lumínica que te impida ver un cielo estrellado por si fuera poco tienes una banda sonara repleta de tranquilidad que a veces se interrumpe por algunos grillos, te sentías sumamente pequeño  ante tan tremendo e impetuoso firmamento.

La noche ya viene

La noche ya viene

 Sin duda un montón de recuerdos regresan, insisto el tiempo afortunada o lamentablemente no pasa por estos lados, solo nosotros somos los que estamos de paso.

De paso

De paso

Hoy no me preocupa el camino, las condiciones del mismo, que tan lejos ande de casa o si ya mero se me termina la luz del día, pienso en todo lo que he perdido en estos 31 años, se que todos vamos hacia el mismo lugar, qué al final nada importa, lo que cuenta es como vivimos el día, hay que vivirlo y sentirlo cómo si fuera el último y aunque suene sumamente trillado, hacer que valga y aca lo importante es hacer lo que a uno le venga en bien hacer, no importa que sea…

hacer que valga

hacer que valga

He llegado a casa de mis abuelos, todo el camino estuvo repleto de buenos recuerdos, recuerdo mis tiempos de estudiante donde veia a mis compañeros estudiar momentos antes del examen, solo podía pensar si tenia algún caso hacer eso, lo que habías aprendido lo habías aprendido, así en la vida lo que has vivido lo has vivido, probablemente no sabemos como vivirlo o no le tomamos mucha importancia, no valoramos el tiempo que tenemos y pensamos que siempre estaremos o tendremos tiempo para hacer cosas, sin embargo todo este tipo de cosas  te cambia la perspectiva de muchas cosas y sin duda hace, invita que vivamos lo mejor posible, que cada día cuente!!!

Es cualitativo no cuantitativo

Es cualitativo no cuantitativo

Amigos, lectores recurrentes, publico en general gracias por llegar a este punto del relato, gracias por acompañarme en esta pequeña ruta tan trascendental para su seguro servidor, saludos a la distancia y nos vemos en el camino!!!

  1. luis alberto says:

    Amigo, es un genial relato, viaje mentalmente mientras leia, lo revivia con mis propias vivencias, se nota la sensibilidad de sacar los recuerdos más reconditos de los recuerdos de niñez y eso pocos lo pueden hacer, me hubiera gustado que fuera mas extenso porque de pronto se acabo y tuve que regresar a la realidad jajajaja, gracias amigo y no dejes de compartir con nosotros esas grandes experiencias. hi viz.

      Desvirtúale  

    • Almighty says:

      Luis nuevamente gracias por tu comentario.

      Qué te digo, un relato corto y un tanto sustancial, aunque no lo creas me costo algo escribir este relato, por muchas razones.

      Si algo recuerdo muy bien son las visitas a casa de mis abuelos, como lo menciono pasábamos fines de semana, navidades, algunos días festivos, eran buenos momento sin duda.

      Por cierto en próximas semanas subo un vídeo, mantente al pendiente.

      Y también en próximas semanas se vienen más relatos, no solo de tu servidor, así que por leer buenas historias no te preocupes se vienen más relatos!!!

      Nuevamente muy agradecido con el tiempo que tomaste para leer los relatos y dejar tu comentario, nos vemos a la distancia!!!

        Desvirtúale  

  2. Yeras says:

    Indudablemente siempre buscamos nuestros orígenes.

      Desvirtúale